Últimas Reseñas

10/1/15

Reseña: Cumbres Borrascosas - Emily Brontë


FICHA TÉCNICA

Título: Cumbres Borrascosas
Autor: Emily Brontë
Páginas: 219
Precio: $60
Edición: Rústica
Editorial: Ediciones Terramar
ISBN: 9789876171038

SINOPSIS

Cumbres Borrascosas es una salvaje y apasionada historia del intenso y casi demoníaco amor entre Catherine Earnshaw y Heathcliff, un expósito adoptado por el padre de Catherine. Luego de la muerte del Sr. Earnshaw, Heathcliff es intimidado y humillado por el hermano de Catherine, Hindly, y erróneamente creyendo que su amor por Catherine no es recíproco, abandona Cumbres Borrascosas, sólo para regresar años después como un hombre rico y pulido. Él procede a exigir una terrible venganza por sus antiguas miserias. La acción de la historia es caótica y constantemente violenta, pero el manejo consumado de una estructura compleja, las descripciones sugerentes de la configuración de los páramos solitarios y la grandeza poética de la visión se combinan para hacer de esta novela única una obra maestra de la literatura Inglesa.

MI OPINIÓN

Dado que este año me puse como reto leer algunos clásicos y he leído varios comentarios sobre este libro, decidí leerlo. Cabe destacar que picó mi atención cuando, en Eclipse, Bella hace referencia a una frase de Cumbres Borrascosas.

Hablemos un poco sobre el libro.

Está situado en una Inglaterra antigua, en el siglo XIX. Cumbres Borrascosas es una propiedad rural que limita con la otra hacienda mencionada en el libro: la Granja de los Tordos. En la primera vive el Sr. Earnshaw con sus dos hijos, Catherine y Hindley. Allí también están sus criados; tales como Joseph y Nelly. En la segunda se encuentra la familia Linton, compuesta por los padres y sus dos hijos, Edgar e Isabella. Al regresar de un viaje a Liverpool, el Sr. Earnshaw aparece con un niño que encontró abandonado en la calle. Éste es Heathcliff. En ningún momento se explica el por qué, pero el padre de Catherine y Hindley sobreprotege en demasía al recién llegado, provocando que todos a su alrededor desarrollen un odio bastante bien fundamentado. El chico crece con ciertos aires de superioridad, y entabla una amistad con Catherine. La relación entre Heathcliff y Hindley nunca fue buena. El segundo lo aborrecía con tanto ímpetu, que ni de haber deseado el primero que se llevasen bien lo habrían conseguido. Producto de sus disputas es que el hermano mayor de los Earnshaw es enviado lejos. Sólo cuando su padre muere es que regresa. Y entonces sus enemistades aumentan. La relación entre Heathcliff y Catherine era bastante caótica. Los dos eran temperamentales y manipuladores. Con el paso del tiempo los dos se enamoran del otro, pero ella no cree que él sea suficientemente bueno. Él, al descubrir la opinión que Catherine tiene sobre su persona, decide irse. Sobre todo teniendo en cuenta que ella ya llevaba un largo tiempo frecuentando a Edgar Linton, y esa relación disgustaba profundamente a Heathcliff.

Los años pasan y ella se casa con el Sr. Linton. Siempre la persigue el dolor de la pérdida de su amigo, a pesar de la relación retorcida que mantienen. Cuando él regresa, habiéndose convertido en un caballero rico y culto -totalmente distinto a lo que era al momento de marcharse-, Catherine se siente dichosa. Sin embargo las diferencias entre su marido y su mejor amigo son irreconciliables. Él no ha vuelto para reforzar el vínculo de amistad que los une, si no que sus propósitos son algo más oscuros. Y dichos planes conllevan años y años de represalias que traspasan dos generaciones.

Si tengo de explayarme en lo que a personajes se refiere, sólo puedo decir lo siguiente: Heathcliff es un tirano carente de misericordia o compasión. Es ruin y cruel. El amor y el odio, en lo que a él respecta, van de la mano. No conoce el cariño puro y sus verdaderos sentimientos son un completo misterio. Al menos la mayor parte del tiempo. Catherine Earnshaw/Linton es una de las mujeres más manipuladoras y malcriadas que se pudieron haber creado. Tiene un carácter insoportable, es remilgada, le encanta hacer teatro y dejar imagen de mártir. Trata a los demás como si siempre tuviesen que hacer su voluntad. Edgar Linton me pareció un pobre imbécil. Creo, sin duda, que es una de las almas más puras de la historia. Tiene la mala suerte de amar a una mujer que no tiene capacidad alguna para amar. Cae en cada una de sus telarañas de engaños y juegos perversos, hace cuanto está en su mano para consentirla, y quizás ese es su mayor error: siempre darle lo que quiere. Hareton Earnshaw es otro de los personajes que más me gustó. Me dio mucha pena el cómo se desarrolló la vida de este chico. Cuánta crueldad y desinterés lo rodeaba, al punto de hacerlo querer a quien no sentía por él ningún afecto, ya que se lo crió del modo más aberrante e inhumano. Fue convertido en un chico insensible e incompasivo. Ellen Dean -o mejor dicho Nelly-, por momentos me cayó muy bien mientras que por otros se me hizo algo soberbia. Admito que tenía una paciencia abismal para algunas cuestiones, y mano dura para manejar -si es que se le puede decir de ese modo- a alguien como Catherine. Joseph me cayó tan mal, el pobre hombre. Siempre con sus cosas de la Biblia y ese mal temperamento que me sacaba de quicio. Tal vez no fuese malo, en su mayoría, pero no se ganó ni una pizca de mi aprecio. Isabella Linton fue una pobre tonta que vio un futuro en donde no debía. A pesar de las mil y un cosas que tiene Cathy Earnshaw/Linton, en algo tuvo razón. Nunca le mintió a su cuñada al momento de describir a Heathcliff, sin embargo la chica creyó que la estaba engañando y cometió el mayor error de su vida. Linton Heathcliff es, sin escatimar, un cobarde engreído. El miedo que siente de su padre es tan grande, que no teme poner en riesgo a otros con tal de salvarse el pellejo. Sabe manipular a los demás a su antojo, y es malcriado. Catherine Linton, además de ser obstinada y testaruda, también es remilgada. Sin embargo tiene algo de nobleza y corazón bueno. Quiere enormemente a su padre, y trata de cuidarlo en todo lo que le es posible. Esta chica es el último eslabón de una serie de desgracias provocadas por Heathcliff. Y Hindley Earnshaw... Él fue puesto a un lado por su padre, y humillado constantemente por su protegido. Creció con odio y animosidad, que posteriormente descargó en el mismo Heathcliff, haciéndole saber que era su amo y debía hacer lo que se le antojara. Sin embargo las cosas cambian, y nadie mejor que Hindley para comprenderlo. La venganza es una cosa muy compleja, adictiva y venenosa, lectores. Es algo que sin duda podrán comprobar al leer este libro.

La historia en sí no es mala, por el contrario es interesante y llevadera. Las primeras quince o veinte páginas fueron un completo aburrimiento, ya que son narradas por el Sr. Lockwood, inquilino de Heathcliff que llega a Cumbres Borrascosas y entonces pide a Nelly -que se encuentra en la Granja de los Tordos- que le cuente la historia de las personas que conoció en la propiedad cercana. Así es cómo ella va narrando todo desde el comienzo, y vamos conociendo esta historia hasta su final. Desde el momento en que ella va contándonos los hechos que se remontan a varios años atrás, el libro se vuelve interesante. Quizás esa era la idea. De todas maneras, he de admitir que el libro contiene frases monumentales que han pasado a la historia, y por consiguiente el libro se ha convertido en una de las obras más importantes de la literatura Inglesa. No fue de mi total agrado porque no conseguí encariñarme prácticamente con ningún personaje, lo cual me molesta. Por el contrario, me encontré odiando a la mayoría de ellos. Aun así, para ser justa, quise continuar leyéndolo porque así lo deseaba y no por sentirme obligada a terminarlo. No es un libro que volvería a leer, pero quizá sea la clase de libro que a muchas otras personas les gustaría tener.

FRASES
Pensé que muchos lo calificarían de soberbio y hasta de grosero, pero sentía en el fondo que no era ninguna de ambas cosas. Me parecía, instintivamente, que su reserva debía proceder de que era enemigo de dejar traslucir sus emociones.
«Un hombre sensato debe tener bastante compañía consigo mismo»
En esta tierra no solemos simpatizar mucho con los forasteros, a no ser que ellos empiecen por simpatizar con nosotros.
Catherine no gritó. Le habría parecido despreciable gritar aunque se hubiese visto entre los cuernos de un toro bravo.
El pobrecillo era tan capaz de irse como un gato lo es de dejar a medio matar un ratón o a medio devorar un pájaro.
«Para mí sería una humillación casarme con Heathcliff, pero él nunca llegará a saber cuánto lo quiero, y no porque no sea guapo, sino porque hay más de mí en él que en mí misma»
«No sé de qué estarán hechas nuestras almas; pero, sean de lo que sea, la suya es igual a la mía»
«Si todo pereciera y él se salvara, yo podría seguir existiendo; y si todo lo demás permaneciera y él fuera aniquilado, el universo entero se convertiría en un desconocido totalmente extraño para mí»
Precisamente los buenos son más egoístas que los dominantes. Y aquella dicha tuvo su fin cuando una de las partes advirtió que no era el objeto de los desvelos de la otra.
Me sentía más inclinada al amo que a Catherine, ya que él era bueno y honrado. Es verdad que respecto a ella no podía decirse que no lo fuese, pero yo confiaba muy poco en sus principios y tenía escasísima simpatía hacia sus sentimientos.
Yo tenía la impresión de que Dios había abandonado allí en plena locura a la oveja descarriada y que el lobo esperaba, atento, el momento oportuno para precipitarse sobre ella y destrozarla.
«Su sola presencia es un veneno mortal capaz de contagiar al ser más virtuoso»
«¿Estás dispuesta a prescindir de Heathcliff o prefieres prescindir de mí? No cabe ser amiga de los dos y te exijo que te decidas por uno de nosotros»
«De haber estado él en mi lugar y yo en el suyo, jamás hubiera osado alzar mi mano contra él. Mírame con toda la incredulidad que quieras, pero es así. Jamás la hubiera arrojado de su compañía mientras ella lo recibiera con satisfacción. Ahora que, apenas hubiera dejado de mostrarle afecto, ¡le habría arrancado el corazón y bebido su sangre! Pero hasta ese momento me hubiera dejado descuartizar antes que tocar un cabello de su cabeza»
«Mi existencia se resumiría en dos palabras: condenación y muerte. La existencia sin ella sería un infierno»
—No te deseo, Heathcliff, penas más grandes que las que he padecido yo.
«No soy yo quien ha desgarrado tu corazón. Has sido tú, y al desgarrártelo has destrozado al mío»
«Hazlo pues, sígueme hasta que me enloquezcas. Pero no me dejes solo en este abismo. ¡Oh! ¡No puedo vivir sin mi vida! ¡No puedo vivir sin mi alma!»
«Prefería ir al infierno para toda la eternidad antes que volver a Cumbres Borrascosas»
«¡Despréciame si quieres, porque verdaderamente soy despreciable, pero no me odies. Reserva el odio para mi padre. Respecto de mí, debe bastarte con el desdén»
«Cumplía bien su función de carcelero, ya que era insensible, sordo y mudo a todo intento de excitar sus instintos de justicia o su compasión»
—Me voy a su lado, y tú, querida hija, vendrás después con nosotros...
—¿Entonces seremos amigos?—agregó Cathy.
—No—dijo él—, porque cuanto más me conozcas más te avergonzarás de mí.
El buen deseo no era suficiente para civilizar a Hareton y tampoco la señorita era un modelo de paciencia, pero como los dos tendían a lo mismo, ya que uno amaba y deseaba apreciar, y la otra se sentía amada y deseaba que la apreciasen, los resultados no se hicieron esperar.
Ella comprendió entonces que Hareton estaba unido a Heathcliff por las cadenas de la costumbre y que sería cruel intentar romperlas.
«Esos muchachos son las únicas cosas que presentan una apariencia material ante mis ojos, y una que me causa un dolor de agonía. En ella no quisiera pensar; sólo el verla me vuelve loco. Él me produce otra sensación, y, no obstante, no quisiera volverlo a ver»
«El mundo es para mí una espantosa colección de recuerdos diciéndome que ella vivió y que la he perdido»
«He de violentarme para hacer que el más pequeño acto no se relacione con el pensamiento continuo que me devora, y he de violentarme para fijarme en cualquier cosa, animada o inanimada que no se refiera a la única cosa que llena el mundo para mí»
«La felicidad de mi alma aniquila mi cuerpo y, no obstante, no le basta con lo que tiene...»
No obstante, ese viejo que está junto al fuego, en la cocina, jura que, desde que murió Heathcliff, los ve a él y a Catalina Earnshaw, todas las noches de lluvia, siempre que mira por las ventanas de su cuarto.
—A disposición de los fantasmas que quieran habitar en ella, ¿no?—comenté.
—No, señor Lockwood—contestó Nelly, moviendo la cabeza—. Yo creo que los muertos reposan en sus tumbas, pero, sin embargo, no se debe hablar de ellos con ligereza.
CALIFICACIÓN



¿Quién leyó este libro? Yo estaba bastante ilusionada al momento de leerlo. No es que me haya decepcionado por completo, pero me esperaba algo más. De todos modos, me gustó el modo de narrar de Emily Brontë. Quizá siga leyéndola, o incluso me atreva a leer a alguna de sus hermanas.

¡NOS VEMOS!


2 comentarios:

  1. Hola! Me gustò mucho tu entrada. A mi este libro me gusto bastante, esperaba una historia de amor y me encontré con una tremenda historia de odio llena de maldades y engaños.Tuve sentimientos encontrados con este libro. Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Hola!! Recién comencé el libro y me está encantando,estoy dando un paseo por los clásicos, un abrazo

    ResponderEliminar

Sus comentarios ayudan al crecimiento del blog. Nunca dejo de leerlos. ¡Gracias por pasarse!♥

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...