Últimas Reseñas

21/11/13

El peor (y mejor) día de mi carrera - por Jamie McGuire

A continuación les voy a transcribir algo que Jamie Mcguire publicó en su website el 10/11/2013. En esta publicación, habla del plagio del que tanto ella como Tammara Webber fueron víctimas hace unos meses.

El Peor (y Mejor) Día de Mi Carrera

"Hace varios meses, me enteré a través de Twitter que una de mis queridas amigas, Tammara Webber, había sido plagiada por el autor Jordin B. Williams en el libro Amazingly Broken. Estaba muy enojada por ella. Sabía cuánto significaba Easy para Tammara, y alguien usando tu idea -mucho menos tomando palabras exactas del trabajo duro de alguien más- y haciendo dinero con ella se siente mucho a como cuando alguien irrumpe en tu auto o casa. Es una violación. Peor aún, el plagio no es una batalla típicamente ganada. No porque no se pueda probar con facilidad, si no porque la mayoría no encuentra que el resultado final valga el estrés de una demanda, o si tiene el dinero para financiar lo que sería una disputa legal potencialmente larga.

Poco después, imaginen mi sorpresa cuando me enteré de que el mismo autor no sólo había plagiado el libro de Tammara, si no que Amazingly Broken también contenía palabras exactas de mi novela, Beautiful Disaster. Mi ira y la empatía por Tammara fue aún más real, y no sólo para Tammara -para las docenas de autores que habían sido reunidos por este autor y libro, y se habían sentido engañados y aventajados.

Bishop llevó a Twitter, diciendo que no era ella en absoluto, y que había sido víctima de un escritor fantasma, aunque había dicho muchas veces en muchas entrevistas y blogs que disfrutaba escribiendo Amazingly Broken.

Lo que pasó después fue una sorpresa para todos. Jordin B. Williams, una dulce y rubia belleza por el aspecto de sus fotos de Goodreads, no era una mujer en absoluto, si no un hombre, James Bishop. Esta revelación llevó a varios bloggers y autores conocedores de internet, en particular la blogger Jane Litte y la autora Teresa Mummert a descubrir una maraña de personajes falsos de novelas de autor, todos creados por James Bishop.



Pero incluso eso no fue lo más sorprendente para mí. Lo que fue tan sorprendente fue el abrumador apoyo de los lectores, bloggers, y autores para Tammara y para mí. La indignación, el alcance, la salida y salida de amor que fue demostrada hacia nosotras fue impresionante.
Durante un día que podría haberme encerrado en mi habitación en la desesperación, me sentía como si acabara de ganar como la reina de la fiesta. No recuerdo un sólo día en mi carrera donde me sintiera más positiva y animada.

Eso fue exactamente por qué nos reunimos y acordamos que no podíamos permitir que esto siguiera. Fuimos a nuestros editores, que accedieron a que Tammara y yo iniciáramos acciones legales contra el Sr. Bishop. Algunos nos dijeron que no iba a valer la pena, pero nos mantuvimos firmes. Tammara encontró a Pamela S. Chestek de Chestek Legal en Raleigh, Carolina del Norte. La Srta. Chestek vino altamente recomendada como abogada de derecho de autor, y una vez que tuvo toda nuestra información, empezó a trabajar. Tenía miedo de que ella dijera lo mismo que los demás, que no valdría la pena la lucha, pero no lo hizo. Se puso detrás de nuestra causa, y nunca nos dijo de reconsiderarlo.

No fue una batalla fácil, pero luchamos, y ganamos. Nos concedieron cada centavo que el Sr. Bishop hizo de Amazingly Broken, y con esta victoria, Tammara y yo sabemos que se puede hacer, ¡y ninguna de nosotras dejará que el plagio se asiente! Más importante aún, nadie tiene que hacerlo. Con el auge de la auto-publicación y el fan fiction, la industria editorial está viendo el plagio más y más. Es importante para estos aspirantes a ladrones saber y ver que hay consecuencias reales a sus acciones, y que incluso si un escritor fantasma es contratado, el autor que publica ese libro sigue siendo responsable por el contenido final publicado.

Tammara y yo no sólo fuimos galardonadas con la totalidad de las ganancias que Bishop hizo de Amazingly Broken, si no también con una cantidad de honorarios legales. No pagamos nada de nuestro bolsillo. Acordamos desde el comienzo donar las ganancias. Tammara y yo quisimos donar a RAAIN.org, la Cruz Roja por el reciente desastre de Filipinas, y entonces cada una escogió una caridad personal. Para mí, doné a la National MS Society, en honor mi tío Brad, quien fue diagnosticado con esclerosis múltiple en 1986.

Gracias de nuevo al lector quien reconoció nuestras palabras en el libro de alguien más, a la blogger Jane Litte quien valientemente hizo público el plagio, a la autora Teresa Mummert quien es una detective de Internet realizada, a la autora Sara Celi y la fuente (ellos saben por qué), a la abogada de derechos de autor Pamela Chestek de Chestek Legal en Raleigh, Carolina del Norte por tu profesionalismo y eficiencia, y finalmente a Tammara Webber por ser una compañera constante y una amiga durante este tiempo estresante. Por último pero no menos importante, un inmenso gracias a cada persona que mandó un mail, un tweet, un mensaje de Facebook para mostrar su apoyo, amor, estímulo, y a veces incluso la ira sobre la terrible experiencia. Su reacción nos inspiró a Tammara y a mí, y fue instrumental en conseguir pasar a través de unos días muy difíciles."

Fuente: Jamie Mcguire

¿Qué piensan al respecto? Como escritora que soy, creo que si alguna vez me plagiaran me sentiría devastada. Han copiado cosas que he hecho. Imágenes, y ese tipo de cosas. La sensación no es agradable. Pero si fuera alguno de mis libros, alguna de mis creaciones... WOW. Creo que podría matar a alguien. Admiro la entereza tanto de Jamie como de Tammara. Mantenerse firmes y decididas, sin tener en cuenta los comentarios desafortunados de algunas personas, debió de ser complicado. Pero lo hicieron. Y salieron bien paradas de ello. Admirable. :)

-A

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Sus comentarios ayudan al crecimiento del blog. Nunca dejo de leerlos. ¡Gracias por pasarse!♥

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...